viernes, 10 de febrero de 2017

Pastel de queso al microondas

     Esta es una receta fácil y deliciosa que me ha pasado mi querida amiga Ascen.  ¡Gracias, reina!
     Ya van dos con esta las recetas que hago en el microondas. Normalmente solo lo uso para calentar, creo que como casi todo el mundo.  Es importante que no tengáis prisa en desmoldarlo, u os quedará tan desparramado como a mi.  Espero volver a hacerlo en breve y publicar una foto más digna.


Necesitamos:

Caramelo líquido (solo para caramelizar el molde)  

Pastel:
200 ml de nata.
400 ml de leche.
3 ó 4 cucharadas de azúcar
2 huevos
2 sobres de cuajada en polvo.
Un poquito de canela.
200 gr. de queso crema tipo Philadelphia.
Si se desea podemos añadir ralladura de limón.




Preparación:

1. Caramelizamos el molde.
Este molde tiene que ser apto para microondas, y es fundamental que tenga el centro hueco, puesto que si no, no se hará el centro del pastel.  Yo he usado uno de silicona, aunque imagino que irá mucho mejor uno de pirex.



2. En un recipiente añadimos todos los ingredientes, es decir, la nata, la leche, el azúcar, los huevos, los sobres de cuajada, la canela y el queso. Y los batimos con ayuda de la batidora.


Debemos asegurarnos que todo está bien mezclado y no quedan pegotes. Yo lo hago removiendo el fondo con ayuda de una cuchara, si encuentro alguno, lo vuelvo a batir.

3. Vertemos el líquido dentro del molde que ya tenemos preparado.  Y lo metemos al microondas durante unos 10 a 15 minutos.
     Si vuestro molde es de silicona, utilizad un plato debajo para poder manejarlo mejor, ya que los moldes de silicona son flexibles y poco estables.
Como ya dije en la entrada anterior: "Bizcocho de chocolate al microondas", el tiempo de cuajado dependerá mucho de la antigüedad y potencia de nuestro microondas. El mio tarda bastante.

Comprobaremos si nuestro pastel está lo suficientemente cuajado metiendo una aguja (sobre todo por la parte cercana al hueco) y comprobando que sale sin manchar.

4. Dejadlo a temperatura ambiente, hasta que se enfríe totalmente antes de desmoldarlo. Si no esperáis lo suficiente se desmoronara al sacarlo del molde, como me ha pasado a mi, por impaciente.

Luego podéis guardarlo en la nevera.
                También podéis guardarlo en la nevera una vez frío, sin desmoldar y desmoldarlo cuando                   se vaya a consumir.

Servir frío





lunes, 30 de enero de 2017

Bizcocho de chocolate en microondas

     Cuando alguien me comentó hace algún tiempo que se podía hacer un bizcocho en el microondas no daba crédito. Pensé que saldría mal, que no quedaría esponjoso, pero me equivoqué y ahora os muestro el resultado.  

Aunque lo vamos a hacer de chocolate, se puede hacer sin el.  En las notas vais a ver como.  Es un bizcocho muy facil y fantástico para aquella gente que no le tiene muy bien cogido el punto al horno tradicional, o que no quiere esperar tanto tiempo.
                             ¡Es muy fácil! 

Ingredientes:

.     1 vaso de cacao (130 gr) y una cucharadita de canela
·         1 vaso de azúcar (240 gr)
·         4 huevos
·         1 vaso de aceite de girasol (150 gr.)
·         1 vaso de leche (185 gr.)
·         Una cucharadita de canela en polvo(opcional).
·         1 sobre de levadura en polvo.
·         2 vasos de harina (240 gr.)
·         Un poco de mantequilla y harina para untar el molde.
.     Azúcar glas para adornar.

Preparación:

Preparamos el molde para hornear en nuestro microondas. Untándolo con mantequilla y enharinandolo
Este molde debe ser siempre de cristal y de un diámetro mayor o igual a 22 cm.


           En un recipiente lo suficientemente grande echamos el azúcar el chocolate y la cucharadita de canela 
      (Si no lo vamos a hacer de chocolate, este es el momento de añadir  al azúcar  en su lugar el sabor elegido, ya bien sea la ralladura de naranja, la de limón, la esencia de vainilla etc, etc.)


     Añadir los huevos y mezclar todo con la batidora, que los huevos cojan bien de aire y el azúcar y el cacao  queden bien unidos

       Incorporar el aceite y también la leche y batir bien siempre con ayuda de la batidora. Que quede todo bien incorporado. 

  Es muy importante que todos los ingredientes queden bien incorporados y la masa homogénea. No pueden quedar grumos.
 A continuación mezclamos la harina con la levadura y con ayuda de un tamizador, aunque no es imprescindible, nos facilita la labor para que luego la masa quede más esponjosa.

Mezclamos la masa, siempre ayudándonos de la batidora. (Es más cómodo que a mano)

 Verter en el molde de cristal que teníamos preparado. 
(Yo siempre me ayudo de una rebañadora de silicona) 

Y ponemos 9 minutos a máxima potencia.  

No abrir el microondas antes, aunque parezca que se está desbordando. Pasados los nueve minutos pinchamos con una aguja de tejer,  pincho, o similar (puede valer un cuchillo), sobre todo en la parte central. Si sale manchado con restos de masa es que necesita uno o dos minutos más. 


El bizcocho sale hinchado 

y se va bajando un poco.

      Dejad que se enfríe antes de desmoldarlo, para hacerlo separad los laterales con ayuda de un cuchillo, o de la misma aguja con la que hemos comprobado la cocción,  antes de darle la vuelta.

Espolvoread con azúcar glas, para una mejor presentación

Notas:

Hay que tener en cuenta que los microondas cuanto más viejos menos potencia tienen y serán necesarios más minutos.

Usad mantequilla y no margarina para engrasar el molde. 

El tamizado de la harina no es necesario pero si que mejora el resultado de los bizcochos

Se puede hacer también sin chocolate.:
·         Opcional, a elegir:
1- Ralladura de limón


2- Ralladura de naranja 
3- Esencia de vainilla.


Etcétera, etcétera.


sábado, 31 de diciembre de 2016

Merluza en salsa

     Hoy os voy a enseñar un plato facilito, pero muy rico y que no tiene por que salir nada caro. Es un plato adecuado para cenar un día de fiesta, es bastante ligero y francamente delicioso.
Para dos personas:

Necesitamos:
600 gr. de merluza cortada en rodajas
(puede ser congelada, y el peso es aproximado).
Aceite, sal.
Harina para rehogar el pescado
1/2 cebolla grande
4 ajos
125 gr. de champiñon laminado.
Vino blanco
250 gr. de almejas o chirlas
Unos 100 gr de gambas peladas y congeladas
1/2 limón
Un puñado de guisantes (opcional)

Preparación:
Salamos el pescado, previamente descongelado,  Lo enharinamos y reservamos. En una sartén ponemos un fondito de aceite a calentar (3 o 4 cucharadas). Y rehogamos ligeramente el pescado, reservamos.

     En una sartén o mejor aún en la cazuela, bandeja o sartén donde vayamos a guisar luego el pescado ponemos un fondito de aceite. Cortamos finamente los ajos y la media cebolla y lo rehogamos hasta que el sofrito esté bien doradito.
Machacamos con la mano del mortero.

     Añadimos el champiñon laminado y lo damos un par de vueltas a fin de rehogarlo brevemente.

Después añadimos el vino blanco y lo dejamos hervir brevemente.

Luego añadimos bien colocadito para que no se rompa el pescado,  y distribuimos bien las almejas,  las gambas, el medio limón cortado en rodajas y cubrimos con agua, a fuego medio y añadimos la sal al gusto, cuando el agua vuelva a hervir, añadimos si se desea, los guisantes.
(Si hemos añadido los guisantes, esperamos a que vuelva a hervir).
Bajamos el fuego y lo cocemos a fuego lento.

Dejamos cocer a fuego lento hasta que se consuma gran parte del caldo. Entonces estará listo.
Servir caliente
   
Notas:   El precio de este plato oscilará mucho en el precio dependiendo de los ingredientes que useis.  Si  la merluza, las gambas y las almejas se compran congeladas, bajará notablemente  el coste de este plato.  Se puede hacer también con medallones, con pescadilla, etc.  El sabor principalmente lo da el sofrito, las almejas y las gambas.  Ya me contareís que tal os sale.

lunes, 26 de diciembre de 2016

Tallarines a la oriental (Nueva receta)

Esta es una receta que a priori no llama mucho la atención. Pero si la probaís, os va a encantar.
   
       Ya tengo esta receta publicada en una entrada anterior, pero con el paso del tiempo, y la cantidad de veces que llevo haciéndola, he ido mejorándola  y me apetece compartirla de nuevo con vosotr@s  esta vez mejorada, más sencilla, con menos ingredientes "exoticos" y mucho más deliciosa.

Necesitamos:
500 gr. de tallarines
agua y sal
5 dientes de ajo
500 gr de pechuga de pollo
Salsa de soja
1 cebolla 
1 pimiento
1 zanahoria.
2 ó 3 cucharadas de tomate frito natural,  o el doble de tomate triturado natural.
1 zanahoria grande
1 pastilla de concentrado de carne y 3/4 l. de agua.
1 bandeja de champiñones laminados o de setas
Opcional, 1 taza de gambas peladas.

Preparación:
Vamos, en primer lugar a preparar todos los ingredientes:
El pollo lo cortaremos en tiras y lo ponemos en un plato hondo o similar, echándole por encima dos o tres cucharadas de salsa de soja y remover. Reservamos.
Calentamos los 3/4 de litro de agua, disolvemos la pastilla de caldo de carne en el agua. Reservamos.
Ahora preparamos las verduras:
Pelar y cortar la cebolla en unos ocho trozos.
Pelar la zanahoria con el pelador. Despues hacer láminas con ayuda del pelador.
Lavar y cortar el pimiento en trocitos.
Abrimos la bandeja de los champiñones, si están enteros limpiamos y laminamos.
Reservamos todo ello.
Pelar los ajos.  Machacarlos con ayuda de la mano del mortero, ponerlos con unas cuatro cucharadas de aceite en una sartén lo bastante grande como para que luego podamos rehogar allí los tallarines.
Reservar.
                                    
En una cazuela ponemos agua junto con 5 cucharaditas de sal y un chorrito de aceite de oliva. Lo ponemos a hervir. Cuando hierva echamos los tallarines y los cocemos por unos 5 minutos (la mitad del tiempo indicado).
      Enseguida retiramos del fuego y retiramos el agua echandolos a un escurridor. Añadimos un poquito de aceite y removemos.


Ponemos la sarten con los ajos machacados al fuego y los doramos suavemente y con cuidado que no se quemen ni se pongan demasiado marrones.  Retiramos la sartén del fuego y añadimos los tallarines inmediatamente, removiendo a fin que  los tallarines se impregnen bien del aceite  y cojan el sabor.

 Esta es la parte casi más importante de todo el proceso, por dos razones, una es el sabor que dan los ajos a la pasta, y la segunda razón es que este aceite bien caliente, fríe o mejor dicho sella los tallarines. Si los probaís  os dareís cuenta por que después casi que los acompañeis con lo que los acompañeis estarán deliciosos.

Ahora vamos a coger una cazuela muy grande, en ella echaremos un fondito de aceite, ya sabeís, unas cuatro cucharadas. 
Lo ponemos a calentar y cuando esté listo echamos la cebolla, el pimiento, y la zanahoría. Removemos.

     Añadimos el pollo mezclado con la salsa de soja que teníamos reservado. Removemos.
(Ahora podríamos echar también las gambas)
    A continuación el champiñon.
    Luego el tomate, si es natural triturado le dejamos cocer un poquito antes de echar el caldo.  Si es frito añadimos el tomate y el caldo.
 Remover y añadir los tallarines. 


Removemos y añadimos unas 3 cucharadas de soja y sal al gusto.

     Dejamos hervir a fuego medio durante unos 10 minutos a fin de que se consuma el caldo, sin dejar de remover de tanto en tanto.
     No temaís por que la pasta no se va a pasar, gracias a haberla rehogado.
     Servir caliente.

Trucha al horno


    Receta sana y deliciosa un plato completo, por que las patatas también las asaremos junto con la trucha.

Además podemos dejar preparado unas horas antes y luego solo retirar el papel film y meter en el horno

Ingredientes:
(Para dos personas)
2 truchas
2 lonchas de jamón serrano (Bacon si se prefiere)
4 a 6 palillos
2 patatas medianas
1/2 cebolla grande o una pequeña.
Sal y aceite
Una bandeja de horno (Pirex, metal, barro)

Preparación:
En la pescadería pediremos las truchas sin cabeza, sin vísceras (tripas) y abiertas
Ya en casa las lavamos y dejamos escurrir.

Salamos ligeramente y metemos una loncha de jamón serrano en cada trucha y cerramos con ayuda de un par de palillos

Con un poco de aceite de oliva, engrasamos ligeramente el fondo de la bandeja de Pirex.
Pelamos y cortamos finamente la cebolla, colocando en una capa en el fondo de la bandeja
Luego pelamos las patatas y las cortamos finamente en panadera, como si fueran para hacer una tortilla.  Las distribuimos uniformemente como se ve en la foto y añadimos sal.
Es importante que el corte sea fino, por que el pescado tarda poco en hacerse y la patata tarda más.  Si cortamos más grueso, la patata quedaría cruda o el pescado reseco.


A continuación pondremos encima las truchas

Y sin necesidad de precalentar el horno podemos introducirlas y programar:
Calor arriba y abajo    -     Temperatura 180º       -      Tiempo  50 minutos
Pasado este tiempo, comprobaremos si las patatas y el pescado están bien cocinados.

Nota:
     En estos 50 minutos a 1 hora , el pescado y las patatas se habrán cocinado perfectamente, ya que el jugo que va soltando el pescado los dejará en su punto. Pero como cada horno es un mundo, conviene comprobar  a los 25 minutos como van nuestras truchas. Si viéramos que necesitan un poco de agua, podemos echar algo así como 50 ml de agua (Lo que viene a ser 1/4 de vaso de agua)















Setas guisadas con patatas.

      Hola de nuevo. Hace siglos que no tengo tiempo de poner una nueva entrada. En estos días de vacaciones voy a intentar poner unas pocas recetas, espero que os agraden.
 

 Este es un primer plato  sencillo y barato.  Con un sabor delicioso.

Necesitamos:
1 bandeja de setas (250 a 300 gr.).
 Aproximadamente 3/4  kg. de patatas.
1 cebolla no muy grande
4 ó 5 dientes de ajo.
1 vaso de vino blanco.
Agua
4 cucharadas de aceite
Sal.

Preparación:

Pelamos y picamos finamente los ajos y la cebolla.

En una sartén ponemos un fondito de aceite (Las 4 cucharadas de aceite) y rehogamos los ajos y la cebolla hasta que se pochen y adquieran un todo dorado.

Mientras la cebolla y el ajo se están sofriendo, pelamos las patatas y las cortamos en cuadrados grandes y reservamos

Machacamos el sofrito de ajo y cebolla con la mano del mortero.

A continuación añadimos las setas y las rehogamos ligeramente.

Pasamos las setas junto con el sofrito a una cazuela y añadimos luego las patatas reservadas y también las rehogamos ligeramente.

Añadimos el vino y removemos, dejándolo hervir a fuego medio (un minuto más o menos).

A continuación vertemos el agua, hasta cubrir las patatas, añadimos la sal a nuestro gusto.

Dejamos cocer por espacio de unos 20/25 minutos , es decir hasta que las patatas estén bien cocidas.

Servimos caliente y a disfrutar.


Notas:
     Es un plato que podemos hacer con las setas que nos hallan sobrado por ejemplo de hacerlas a la plancha.  También si tenemos una bandeja a punto de caducar en nuestra nevera, podemos rehogarlas con un poquitín de aceite y congelarlas hasta que decidamos hacer este guiso.